Dermatitis atópica

      La dermatitis atópica, también conocida como eccema es una afección crónica de la piel que la suelen padecer los bebés u niños pequeños y puede prolongarse hasta la adolescencia, incluso la adultez si su no se medica a tiempo. Es una enfermedad crónica y también puede ser hereditario, es decir, si los padres sufren de asma, conjuntivitis o rinitis alérgica, es más probable que el niño presente eccema durante su vida.

Síntomas de la dermatitis atópica

  • Piel seca y picazón.

  • Piel inflamada y rojiza.

  • Erosiones o pequeños bultos en la piel que liberan líquido al rascarse.

  • Piel engrosada.

     Si usted padece de esta enfermedad evite rascarse de manera prolongada o bruscamente porque además de sangrar puede infectar la piel afectada, lo que retarda el proceso de sanación. Es recomendable que los padres estén al pendiente de sus hijos, ya que son los que la padecen, porque por la razón de ser niños no comprenden la gravedad de la infección y la picazón los lleva inmediatamente a rascarse y empeorar la lesión.          

    Existen tres (3) tipos de dermatitis atópica, las cuales se denominan según la edad del paciente:

  1. Dermatitis del lactante: Es la edad de aparición más frecuente. Generalmente, el aspecto de las lesiones lleva a pensar que la lesión es más grave de lo que realmente es. Cuando comienzan a aparecer eccemas en los bebés pueden ser del tipo eccema seborreico, para acabar finalmente evolucionando a una forma de eccema atópico.

    Las localizaciones frecuentes de los eccemas en lactantes son: cara, tronco y extremidades. Por lo general, se presentan en forma de placas o parches rojos con edema, tienen líquido bajo la superficie, que pican y exudan y que, debido al rascado inconsciente de las lesiones por el bebé, pueden infectarse.

     Muchos de los casos de eccemas en lactantes acaban desapareciendo antes del año y medio de vida. Y aunque pueden volver a aparecer en cualquier momento, la intensidad puede ser menor.

     Para aquellos bebés que continúan sufriendo de eccemas, el patrón de las lesiones cambia. Es lo que se conoce como dermatitis atópica infantil.

  1. Dermatitis atópica infantil: A partir del año y medio o dos años de edad, las lesiones se desarrollan más frecuentemente en las flexuras, los pliegues de la piel, ya que son zonas muy propensas a este tipo de afecciones: el pliegue no permite que el aire y la luz sequen la lesión, y la humedad favorece la aparición y permanencia de la misma. Las vesículas son más frecuentes que en la dermatitis del lactante.

     Las zonas donde se desarrolla con más frecuencia la dermatitis atópica a estas edades son los pliegues internos de los codos, los pliegues traseros de las rodillas y los pliegues de las comisuras de la boca.

El picor es muy intenso; y el rascado favorece la aparición de heridas y costras.

  1. Dermatitis del adulto: En la edad adulta, los eccemas se presentan como placas de liquenificación, con una apariencia como de piel extremadamente seca y dura, con engrosamiento. El rascado crónico favorece la ruptura de esas placas y la aparición de excoriaciones, como si se desprendiese la piel debido a la intensidad del rascado, y grietas que pueden doler. Puede aparecer en pliegues, pero también en la nuca, el dorso de manos y pies, las muñecas.

  La dermatitis atópica es una enfermedad infecciosa que puede ser generada por agentes contaminantes que están presentes en nuestros hogares. El equipo Rainbow, tiene para usted el mejor sistema de limpieza 100% garantizado. El Robot Rainbow limpia su hogar con el poder del agua, dejándolo libre de ácaros y otros agentes que contaminan el aire de su hogar. ¡Proteja su salud y la de su familia con Rainbow!

    Solicite un test de contaminación completamente gratis y sin compromiso. Para más información contáctenos: 0212.258.13.40

dr